MUJER

TEFILÁ SHELA HAKADOSH

Es bueno leer esta tefilá, del Shelá Hakadosh para la educación y prosperidad de los hijos, en vísperas de Rosh Jodesh Sivan.

"Tu eres Hashem nuestro D-os, antes de crear el mundo y después de la creación del mundo y para siempre eres el Eterno.
Y este mundo lo creaste para que conozcan tu Divinidad a través de la Torá, como dijeron nuestros Sabios en Bereshit, por la Torá y por Israel que es tu pueblo y tu herencia, que elegiste entre los demás pueblos y le diste tu Santa Torá y los acercaste a tu gran nombre. Y al cumplir la Torá recibimos de ti Hashem nuestro D-os, dos mandamientos: escribiste en tu Torá creced y multiplicaos, escribiste también: enseñaras a tus hijos.
La intención en las dos es la misma, que el mundo no fue creado
para estar vacío sino para ser habitado y que sus habitantes te den honor, por eso hiciste que nosotros y nuestros hijos todos los descendientes de tu pueblo La casa de Israel, conozcan tu nombre y estudien Torá.

Por eso vengo a ti Hashem Rey de los Reyes, a volcar mi plegaria y mis ojos se elevan a que tengas misericordia y escuches mi Tefila mandándome hijos e hijas, y que ellos también se multipliquen y así los hijos y los hijos de sus hijos, hasta el final de todas las generaciones, para que y yo y todos nosotros nos ocupemos de tu Santa Torá estudiando, enseñando, cumpliendo y poniendo en practica todas las palabras que estudiamos en tu Torá con amor. Ilumina nuestros ojos, en tu Ley y acerca nuestros corazones a tus Mandamientos para amar y temer tu Nombre.

Nuestro Padre Misericordioso danos a todos vida larga y con bendición, quien como tu Padre Misericordioso que recuerda a todas sus criaturas, les de vida con piedad, recuerdanos para la vida eterna, como pidió Abraham Abinu y dijo: “Que (Ishmael) viva delante tuyo” explicaron nuestros sabios: que viva con tu temor.

Por eso vine a pedir e implorar delante de ti: que mi descendencia y la descendencia de mi descendencia sean correctas, y que no se encuentre en ellos ningún defecto ni sino siempre tengan paz, verdad, bondad, y corrección a los ojos de Hashem y de los hombres, que sean conocedores de la Torá.
Grandes hombres en la Torá escrita (Mikra), en la Torá Oral (Mishna), grandes en el Talmud, en los secretos de la sabiduría, grandes en Mitzvot y en caridad, grandes personas por sus virtudes, que te sirvan a ti con cariño y temor y verdadero y no con un temor superficial. Dale a cada uno y uno de ellos todas sus necesidades con honor, dale salud, y amistad y paz, haz que encuentren su pareja adecuada y que se apeguen a la descendencia de Jajamim y Tzadikim y aquellos que con ellos se casen tengan todo lo que a ti te pedí para que estén dentro del mismo camino.

Tú Hashem, conoces todos los secretos.
Y delante de ti se descubren, todos mis pensamientos y sabes que todo los que te pido es por la grandeza de tu Nombre y por tu Santa Torá Por lo tanto contéstame por favor, por el merito de nuestros patriarcas. Abraham, Itzjak e Iaacov; por los padres salvarás a los hijos para que las ramas sean como las raíces y por el Rey David tu siervo fiel que es el cuarto sostén del Carruaje Celestial, el poeta inspirado que escribió en su salmo128:
Shir Hamaalot… Canto Gradual. Felices son quienes temen a D-os y andan en su camino. (1) Cuando comas el fruto de tus manos serás feliz, y será bueno para ti. (3) Tu mujer será como la viña alrededor de tu casa; tus hijos serán como ramas de olivo en derredor de tu mesa. (4) He aquí que el hombre temeroso de D-os será bendecido. (5) Que D-os te bendiga desde Sión
y que veas qué bueno es Jerusalén todos los días de tu vida. Y que puedas ver los hijos de tus hijos.
Que haya paz en Israel.
Por favor Hashem, escucha mi Tefilá y que se cumpla en mí el versículo que dice: “Y mi pacto con ustedes dijo Hashem, mi espíritu y las palabras que puse en tu boca no se apartarán de ella, ni de la boca de tus hijos, dijo Hashem, de ahora hasta siempre.”
Que sean aceptadas las palabras de mi boca y el deseo de mi corazón delante de ti Hashem que eres mi fuerza y mi salvación.

MOTZAE SHABAT